icon

Pobreza menstrual en el Siglo XXI

pobreza menstrual

La vergüenza de menstruar y la falta de acceso a productos higiénicos sigue siendo un problema en nuestra sociedad. Todavía en el siglo XXI adolescentes y mujeres de diferentes culturas se privan de actividades diarias por estar menstruando. Y no solo es por falta de educación sobre la menstruación, es porque no tienen acceso a productos sanitarios. Este fenómeno que ocurre en Chile y en el mundo se llama pobreza menstrual. 

“Satisfacer las necesidades de higiene de todas las adolescentes es un tema fundamental de derechos humanos, dignidad y salud pública”, dijo Sanjay Wijesekera, ex Jefe de Agua, Saneamiento e Higiene de UNICEF.

En este artículo queremos que te concientices, que conozcan una realidad que está pasando y que seamos -juntos- agentes de cambio. Vivir la menstruación con orgullo es abrazarla, dignificarla y, sobre todo, dejar de lado la vergüenza. Si bien este movimiento debe partir de nosotras mismas, es un paso que tenemos que dar como sociedad. ¿Qué estamos haciendo para combatirla? 

¿Qué es la pobreza menstrual?

La pobreza menstrual es no tener los medios para comprar productos sanitarios para controlar el sangrado vaginal cada mes. Trapos, papel higiénico, toallas de papel, cartón, hojas de papel, son algunos de los productos que usan las personas menstruantes que viven esta realidad. También hay quienes tratan de aprovechar los productos sanitarios al máximo. Los usan por muchas horas, días, o simplemente todo el período, provocando infecciones y otras enfermedades. 

Y, ¿qué es la gestión menstrual?

La UNICEF define la gestión menstrual como el uso de materiales limpios de manejo menstrual por parte de mujeres y adolescentes. Es la capacidad de absorber o recoger la sangre menstrual tantas veces como sea necesario durante la menstruación. 

Pobreza menstrual en Chile

Según el Informe de Gestión Menstrual del Sernac, en Chile un 31% de la población menstrua. Actualmente  no hay cifras a nivel nacional de cuántas personas menstruantes no pueden acceder a productos sanitarios. Según el Registro Social Calle se calcula que hay 2.437 mujeres en situación de calle que no pueden acceder a estos productos que son de primera necesidad. 

La mala higiene menstrual es un problema. Tan grande como la poliomielitis.        
― Anurag Chauhan       

¿Qué estamos haciendo como país?  

Hasta ahora son organizaciones no gubernamentales y privadas los que han intentado atacar este problema. De parte del Estado, en 2019 un grupo de senadores presentó un proyecto de ley que tenía como objetivo entregar productos sanitarios gratis. En el proyecto se estimaba que una persona menstruante gasta anualmente $48.000 en productos sanitarios. Ese proyecto, que aún no se convierte en ley, fue aprobado por la Cámara de Diputados en enero de 2020. Su fin es que los productos de higiene menstrual sean gratis y estén disponibles en establecimientos educacionales y en centros de salud públicos, cárceles, albergues y a personas en situación de calle. 

Fundaciones u organizaciones que han atacado la problemática de la pobreza menstrual

A través de la campaña #MenstruarEnCalle buscan sensibilizar de cómo viven la menstruación mujeres y hombres trans en situación de calle. 

  • Periodo entre rejas
    Organización feminista que busca acompañar y visbilizar la situación de mujeres privadas de libertad. 

pobreza menstrual calzones menstruales

La pobreza menstrual está ocurriendo hoy. Y no solo es un problema sanitario ni de higiene, también afecta la autoestima de miles de adolescentes y mujeres menstruantes día tras día. Dignificar la menstruación es tarea de todos.

En BloodyGreen estamos comprometidos con la causa y nos ponemos la camiseta.

Por eso, donaremos calzones menstruales a fundaciones, asociaciones o establecimientos escolares a lo largo de todo Chile. Nuestros calzones menstruales permiten que te sientas cómoda, segura y tú misma en todo momento. Además, son reutilizables y muy fáciles de lavar.